Presentación

En el calendario de la historia, cada año se abren las puertas de la Casa del saber conjuntamente con las puertas del corazón, e iniciamos este 2020 llenos de entusiasmo por los días que vendrán, porque la educación es la mayor aventura en la que nos embarcamos cada año y unimos nuestras manos para juntos construir una sociedad más justa, fraterna y solidaria siguiendo las huellas de Domingo de Guzmán, Martín de Porres y Eduviges Portalet; porque como familia dominica Sanmartiniana este año queremos hacer vida el lema “Dominicos Sanmartinianos construimos la acreditación con Luz y Verdad”.

Avanzamos en este camino de acreditación con estándares de calidad que nos ayudan a no perder de vista el horizonte de la sociedad que buscamos construir. Porque para hacer eficaces los proyectos educativos, dice el Papa Francisco, se necesitan tres criterios: identidad, que exige coherencia y continuidad con nuestra misión; calidad, que es el faro seguro para iluminar toda iniciativa de estudio, investigación y educación; y bien común, ampliando horizontes de culturas, pueblos, tradiciones y credos diferentes.

Vivimos nuestra misión institucional desde el momento en que somos corresponsables en este proceso de construcción, en el que afirmamos nuestro terreno, nos colocamos el uniforme institucional y nos ponemos manos a la obra, avanzando ladrillo por ladrillo, construyendo con la mente y con esfuerzo, colocando el mejor material: la piedra fundamental que es Cristo, pilares firmes de nuestra Orden: ORACIÓN, ESTUDIO, VIDA COMUNITARIA y PREDICACIÓN y ponemos todo nuestro corazón para que la obra sea perfecta. Construimos nuestra Obra educativa con bases de confianza, columnas de seguridad, vigas de fortaleza, ladrillos de paciencia pegados con cemento del amor. Somos constructores haciendo frente a los nuevos retos y desafíos, porque la prioridad de todos en este año es construir y cuidar nuestra casa común: el mundo en el que vivimos, un Colegio con ventanas de tolerancia, puertas de esperanza y pintados con colores de miles de sueños y virtudes de nuestras pequeñas estudiantes.

¡Bienvenidos querida familia Dominica Sanmartiniana, que juntos construyamos este camino de Luz y Verdad en Cristo!!

Con afecto,

Hna. Karina Yarlequé Matorel
DIRECTORA