FAMILIA DOMINICA SANMARTINIANA VESTIDA DE ROJO Y BLANCO SE UNE EN ORACIÓN POR NUESTRA PATRIA

 

“Vivir en Oración  nos permite una vida saludable llena de alegría y armonía”

Tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz, de haber nacido en esta hermosa tierra del sol… Al escuchar estas bellas letras, nuestro corazón rebasa de júbilo, pues como no sentir orgullo de llevar sangre peruana y al mismo tiempo estar agradecidos con el Padre Celestial por haber permitido nacer en una tierra multicultural y multilingüe, con una vasta riqueza en flora, fauna, minería, tradición, cultura, los mejores potajes del mundo y más.f2

Cuando la aurora emanaba un aire puro y fresco el 26 de julio, los colores rojo y blanco irradiaban alegría en nuestro recinto del saber; en ese momento hicieron su ingreso estudiantes acompañadas  de la melodiosa voz de la  Hna. Ludy García, quienes al ritmo de la guitarra, tambores y sonajas nos deleitaron con la canción: Danza en mi  país.

Luego, ingresaron las estudiantes al estrado principal con la luz de Cristo para iniciar  la Oración por nuestra patria, una Oración que la necesita con urgencia, Oración en la que nos encomendamos a nuestro Padre Creador para superar debilidades de nuestros gobernantes, de nuestros compatriotas y de nosotros mismos.

En medio de la Oración, nuestros sentidos se cautivaron con bellas danzas de las tres regiones.

Al finalizar la Oración, las niñas más pequeñas con gozo y una gran sonrisa interpretaron el  día de la independencia de nuestra patria; acto en el cual,  Don José de San Martín, personaje que fue encarnado en una pequeña estudiante sanmartiniana, quien con voz firme y enérgica proclamó la Independencia del Perú, llevándonos a ese tiempo a través de nuestra imaginación, momento que nos llenó de gran alegría, porque se inició una etapa de liberación de la monarquía española.

Finalmente, con ese ¡Viva la patria! ¡Viva la libertad! Queremos hacer hincapié sobre la importancia que tiene nuestra presencia dentro de la patria, somos piezas importantes que podemos transformar en una patria libre de violencia, de mentiras y erradicar la corrupción; para ello,  debemos considerar en nuestra vida dos pilares dominicos importantes: la ORACIÓN  y el ESTUDIO.

f1

 

 

Category:
  Noticia